Saltar al contenido

Tradicionales

Calentadores de biberones tradicionales (Perfectos para la casa)

El proceso de entregarle a un bebé su tetero tibio, en teoría puede verse sencillo, pero en la práctica, se vuelve un proceso que se roba tiempo, y que puede volverse difícil, en especial cuando se desea calmar a un bebé de manera inmediata.

Esperar llevar el biberón a la temperatura puede tardar, porque en ocasiones se consigue temperaturas que no son consistentes, puedes obtener una mamadera con el alimento hirviendo de calor o simplemente fría.

Adquirir un calentador de biberones ayudará a los padres a poder calmar el bebé de forma más rápida, en especial cuando ya se estas viviendo una crisis de llanto por hambre, y mamá no puede alimentarlo del pecho directamente.

La forma usual cuando no se posee una herramienta como un calentador, es colocarlo a baño de maría, bajo el grifo con agua caliente o el microondas, respectivamente.

Los primeros dos métodos puede que se le haga sencillo a algunas madres, pero a otras se les puede dificultar, y aplicar el calentamiento en el microondas, los pediatras lo desaconsejan de manera rotunda, debido a que puede excederse la temperatura, que resisten los nutrientes en la leche materna.

No a todos los niños les gusta la leche tibia, otros no tienen problema en ser alimentados con leche a temperatura ambiente. Pero algo que siempre será fundamental, es la importancia de la alimentación del bebé y de poder hacer ese momento placentero para él.

Para todos aquellos padres que desean hacer el trabajo de calentamiento más sencillo, a continuación se describen algunas unidades de calentadores, que poseen un diseño tradicional, perfecto para el uso en el hogar.

Calentador de biberones The First Years

Es un equipo compacto que consigue proporcionar temperatura a los biberones de manera rápida, en comparación a sus otros competidores. Permite el acceso de diferentes tipos de mamaderas, un gran punto a su favor.

Además de calentador, al colocar su tapa se puede emplear como esterilizador de biberón.

Su construcción está basada en un dial para regular la cantidad de agua necesaria, según la cantidad de onzas a calentar.

Posee un apagado automático al culminar su trabajo de calentamiento, un punto bastante importante, para aquellas mamás que están cansadas, y puede olvidarse que están calentando el tetero.

Tiene una canasta que permite el acceso más sencillo de los biberones e incluso, puede calentar envases de vidrio.

Por el precio, este es un buen equipo, solo que el procedimiento de limpieza de la cesta y cámara de calentamiento, puede ser algo engorroso, debido a su tendencia a oxidarse.

Calentador de biberones y leche materna Kiinde Kozii

Es uno de los calentadores de mayor costo, pero entrega una temperatura uniforme directo a su biberón. Permite el ingreso de diferentes biberones y frascos, para descongelar los alimentos del bebé.

Posee un temporizador graduado, que ayuda a ubicar el tiempo deseado para calentar el biberón. También incluye un apagado automático, para hacer el proceso más seguro.

Es un diseño que puede durar corto plazo, a causa de su construcción de materiales, que tienden a ser delicados. No trae una tapa incorporada, por lo tanto, no se pueden esterilizar los biberones.

Se debe vigilar el tiempo de calentamiento, porque puede sobrecalentar el alimento.

Calentador de biberones Boon Orb

De lo dos anteriores, este calentador se encuentra en el medio de los precios. Este trabaja a vapor, una referencia de los calentadores a vapor, es que logran elevar la temperatura de manera más rápida, que los de baño de agua.

Consigue llevar los biberones a temperatura en tan solo tres minutos, pero lamentablemente tiende a calentarlos de forma inconsistente; sin contar que no posee instrucciones claras de la cantidad de agua necesaria para verter, dentro del calentador.

Otro detalle negativo de este equipo es que no permite el ingreso de envases de vidrio, debido al riesgo de romperse.

Los calentadores descritos tienen varios puntos en común, uno de los importantes es que son unidades pequeñas, perfectas para los hogares que cuentan con espacios reducidos, además de no poseer sistemas digitales, sino de trabajar de manera análoga.

No permiten la regulación de la temperatura, un factor bastante importante, pero al no poseerlo esto solicita la mayor atención para evitar sobrecalentamientos.

Como vemos no existe un calentador para el hogar que sea perfecto, lo adecuado es adquirir el que se acerca más a cumplir nuestras necesidades como padres.